Michael Jordan dice que aún odia a los Bad Boys de los Detroit Pistons

Baloncesto
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Después de más de tres décadas de que los Detroit Pistons retrasaron el ascenso de Michael Jordan al Olímpo de la NBA al sacar a los Chicago Bulls de los playoffs durante tres temporadas consecutivas, Jordan admitió que aún cultiva su sentimiento para los "Bad Boys", que amenazaron con evitar su éxito.

“Oh, los odiaba ", dijo Jordan en el tercer episodio de The Last Dance, un documental producido por ESPN que cuenta la trayectoria del 23 y muestra imágenes exclusivas de la temporada 1997/1998 de los Bulls, la última en la que Jordan fue campeón, “el odio continúa hoy".

Jordan y los Bulls perdieron ante los Pistons en cinco juegos en la semifinal de la Conferencia Este de 1988, seis juegos en las finales de la conferencia de 1989 (después de abrir con una ventaja de 2-1) y siete juegos en las finales de la conferencia de 1990.

En el camino, los Pistons acosaron al gran anotador del equipo de Chicago, poniendo en práctica un estilo de defensa muy agresivo y físico que se conoció como las "Reglas de Jordan".

"Sabíamos que Michael Jordan era el mejor de todos e intentamos usar eso como una motivación para que todos hicieran su parte", dijo Isiah Thomas, estrella de los Pistons, también en el Episodio 3. "Teníamos que hacer todo físicamente para detenerlo".

"Lo dejaron personal", dijo Jordan. "Físicamente, nos hicieron ...".

Los Bulls finalmente derrotaron a los Pistons en la final de la conferencia de 1991, con mucho estilo y dominio. Jordan y Chicago barrieron a Detroit 4-0 para poner fin al doble reinado de los Pistons.

Con 7.9 segundos restantes en la victoria de 21 puntos para los Bulls, que terminaron la serie, los Pistons, comandados por el pivote Bill Lambier, según Thomas, abandonaron la cancha sin saludar ni felicitar a los jugadores de los Bulls, lo cual es cortesía en la NBA.

Thomas fue parte del proceso, agachando un poco la cabeza al pasar por el banco de Chicago en su camino hacia el túnel de salida. "Pura imbecilidad", dijo el ayudante de los Bulls, Horace Grant, en el Episodio 4. "Así salieron. Les pateamos el trasero, nos pusimos en marcha y salimos".

Laimbeer, hasta el día de hoy, se siente cómodo con la decisión que se tomó y piensa que los Bulls no son lo suficientemente criticados por la forma en que se han comportado en años anteriores.

"Lloraron durante un año y medio acerca de cómo fuimos una desgracia para el deporte, pero lo más importante, dijeron que éramos malas personas", dijo Laimbeer en una entrevista reciente con la reportera de ESPN, Rachel Nichols.

"No éramos malas personas, solo éramos jugadores de baloncesto ganadores. Y realmente me llamó la atención porque no sabían quiénes éramos como individuos y en nuestra vida familiar. Pero por todas esas quejas, no quería estrecharme la mano. Eran llorones. Ganaron la serie. Tenemos que dar crédito. Nos hicimos viejos, nos pasaron. Pero eso es todo, adelante ".

Jordan luego sonrió y reveló cuánto significaba para él ganarle a los Pistons después de tantos intentos y obtener su primer pase para las Finales de la NBA, donde él y los Bulls ganaron el primero de sus seis títulos al ganar los Lakers de Los Ángeles por 4-1, en 1991

"Pero no tuvieron que estrecharnos la mano", dijo Jordan nuevamente sobre los Pistons. "Sabíamos que les habíamos pateado el trasero, los habíamos pasado por encima y eso, para mí, era mejor que ser campeón de alguna manera".

Inscríbase a través de nuestro servicio de suscripción gratuita de correo electrónico para recibir notificaciones cuando se disponga de nueva información.