19
Dom, Nov
23 New Articles

En una gota de saliva 'vive' hasta un millón de virus

Salud
Typography

CIUDAD DE MÉXICO.- La influenza es una enfermedad respiratoria que puede propagarse rápidamente, ya que cada gota de saliva de un portador puede contener hasta un millón de partículas del virus. Y es que, las infecciones respiratorias son la afectación más frecuente en la población, se difunden con facilidad y son contagiosas. Producen ausentismo escolar y laboral, y siempre tienen el riesgo de poder complicarse. 

{xtypo_quote}El agente causante de la influenza sobrevive fuera del organismo hasta 48 horas{/xtypo_quote}

Los rinovirus que causan la gripe simple son los más frecuentes, pero el virus de la influenza es más peligroso, dadas las complicaciones que puede tener si no se atiende antes de las 48 horas de su brote. "Cuando alguien estornuda, si no se cubre la boca, las gotitas que salen de las secreciones nazofaríngeas pueden alcanzar tres metros", destacó la neumóloga María del Rosario Pérez Chavira. 

"Y una gota de alguien contaminado puede contener entre 100 mil hasta un millón de partículas de virus y contagiar fácilmente a otras personas si no están protegidas con la vacuna", alertó. 

En entrevista para Notimex, la especialista miembro de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax (SMNyCT) agregó que en superficie, el virus de la influenza pude permanecer vivo entre 24 y 48 horas, siendo ésta una de las razones por las cuales se propaga con facilidad. 

Si alguien infectado tose o estornuda sin alguna precaución y las secreciones caen, por ejemplo, en un tubo del metro o un pasamanos, luego otras personas tocan esas superficies y se contagian si no han sido vacunados, agregó. 

Puede complicarse

Dolor de cabeza, fiebre de más de 38.5 grados centígrados, tos y malestar en general son los principales síntomas de la influenza, y aunque pueden confundirse con los de la gripa, la recomendación es acudir de inmediato al médico para tener un diagnóstico certero e iniciar a la brevedad el tratamiento. 

"La recomendación es no automedicarse, el cuadro no va a mejorar si toman antibióticos porque la enfermedad es viral, las primeras 48 horas son básicas para que tengan efecto los antivirales, es cuando tienen su mejor acción y pueden evitarse las complicaciones que pueden llevar hasta la muerte", subrayó. 

Bronquitis, neumonía, insuficiencia respiratoria aguda y la muerte, sobre todo cuando se presenta en los extremos de la vida (menores de 5 años y mayores e 65), en personas con enfermedades crónicas y mujeres embarazadas, son las principales complicaciones de la influenza. 

Repetición

Existen tres tipos de virus que la causan: A, B y C,y se clasifican de acuerdo a la combinación de dos proteínas de la superficie del virus, la hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N). Los que más circulan son los virus AH1N1, AH3N2 y el B. 

La influenza se repite anualmente en las temporadas de otoño e invierno, pero la entrada de la primavera es una época propicia para que el virus tenga mutaciones y es por eso que se presentan casos en los meses de marzo y abril. 

En el mundo han existido pandemias de influenza A; en 1918 en España por el tipo AH1N1; en 1957 en Asia con el virus AH2N2, en 1968 en Kong Kong por el AH3N2, y la más reciente la de 2009 que inició en Estados Unidos, pero se propago en México, por el virus AH1N1. Desde 2009 se han realizado esfuerzos para controlar los casos de influenza, y en algunos años es más virulento. 

En el registro de defunciones por esa causa, después de la pandemia, la temporada pico fue la 2013-214 con 997 muertes. En lo que va de octubre de 2016 al 10 de febrero de 2017, se registran 95 defunciones por influenza AH1N1, AH3N2, A y B. 

Tratamiento

El tratamiento para influenza AH1N1 es con los antivirales oseltamivir y zanamivir, mientras que para la tipo A, que en la actual temporada ha causado 14 defunciones, es con antivirales rimantadina y amantadina, estos últimos disminuyen el tiempo de evolución y hasta 50 por ciento los síntomas de la enfermedad. 

Las recomendaciones generales son vacunarse contra la influenza, evitar lugares concurridos, lavarse las manos frecuentemente, cubrirse la boca al toser o estornudar (evitando hacerlo con la mano), tomar líquidos y consumir frutas de la estación.

Notas relacionadas