Más carbón y más combustóleo, y tres barcos de gas licuado: así se enfrenta México al desabasto

Nacionales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Jefe del Ejecutivo federal dio a conocer hoy que se compraron “tres barcos de gas licuado” para suministrar las plantas eléctricas afectadas y que se llevan a cabo “apagones periódicos” de unos 30 minutos en el centro y el occidente del país para facilitar el restablecimiento del servicio en el norte.

Ciudad de México.- El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó la mañana de este miércoles que se compraron tres barcos de gas licuado y no descartó adquirir más para que puedan trabajar las plantas eléctricas afectadas por la falta de combustible, importado desde Estados Unidos, lo que tiene hasta el momento a 89 mil 183 usuarios sin luz en Chihuahua y Tamaulipas.

“Ya estamos comprando gas licuado. Se han comprado ya tres barcos de gas licuado. Se van a comprar posiblemente más. Se están echando a andar todas las plantas para ir resolviendo el problema”, aseguró en su conferencia de prensa matutina.

Desde Palacio Nacional, el mandatario mexicano insistió en que el problema de la escasez de gas “se debe fundamentalmente a las heladas, a la situación del mal tiempo en el norte, principalmente en T

exas, donde se generó esta situación”.

“Hay una crisis por las tormentas de nieve en el norte. Entonces esto afectó la producción y la distribución del gas. Las plantas de generación de energía eléctrica operan con gas. Se suspendió el suministro de gas porque han declarado emergencia en Texas. O sea, está grave la situación en Texas”, afirmó.

A su vez, López Obrador explicó que para enfrentar el problema en el país se están echando a andar plantas que no requieren gas, es decir, con combustóleo y carbón. También destacó que “se está llevando a cabo toda una planeación para que la gente no se quede sin energía eléctrica de manera permanente, sino que se pueda organizar el que haya apagones periódicos, temporales, de 30 minutos”.

“Tenemos desde luego la mayor presión en el tiempo pico que es cuando más energía se consume, de 6 de la tarde a 10 de la noche. Ahí es donde tenemos que llevar a cabo una mejor planeación para que se organicen estos apagones periódicos. Todo esto se hace porque hay un sistema, el Cenace [Centro Nacional de Control de Energía], que está atendiendo esta situación”, detalló.

Inscríbase a través de nuestro servicio de suscripción gratuita de correo electrónico para recibir notificaciones cuando se disponga de nueva información.