La administración de Joe Biden otorgó un contrato de 86 millones de dólares para habitaciones de hotel cerca de la frontera para albergar alrededor de mil 200 familiares migrantes que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México, confirmaron funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a medios internacionales.

CIUDAD DE MÉXICO.- Debido a la pandemia de Covid-19 millones de personas en el mundo han tenido que recurrir a las clases en línea para no detener su formación. Este esquema virtual no solo es útil para llegar a más personas y acercar a los mejores profesionales, sino para “mantenerlos vivos”, como sucedió en una universidad de Canadá.

El medio The Verge compartió la historia de Aaron Ansuini, un estudiante de la Universidad de Concordia que, tres semanas después de haber iniciado su clase en línea sobre historia del arte, buscó en el portal de la universidad información de su profesor para resolver una duda que tenía sobre una de las conferencias que había visto.

Como en la página no logró encontrar el contacto del maestro François-Marc Gagnon, decidió recurrir a Google y apareció un obituario. Al principio, Ansuini pensó que podría ser una coincidencia, pero al buscar más se enteró que el profesor había muerto en marzo de 2019, es decir más de un año antes de que él iniciara el curso.

“Fue extraño y muy aterrador“, dijo Ansuini. Y es que, al registrarse para la clase, no recibió ninguna aclaración de que Gagnon había muerto y simplemente se estaban compartiendo sus videos. Si bien la universidad nombró a un profesor diferente como instructor oficial, toda la comunicación por correo electrónico parecía venir de Gagnon.

La revelación ha cambiado por completo la experiencia de clase de Ansuini.

“Realmente ya ni siquiera quiero ver las conferencias. No se siente como una clase. Se siente como uno de esos sitios web de aprendizaje en línea“.

Más allá de lo desconcertante que resultó para el alumno enterarse la condición de su profesor, la razón por la cual no está de acuerdo con que la universidad no le haya informado es que tiene una discapacidad de aprendizaje y el seguimiento con los instructores fuera de clase ha sido un aspecto importante de su educación en línea pues les hace saber que está avanzando en la asignatura aunque, quizá, no al mismo ritmo que sus compañeros.

La situación anterior ha puesto en la mira las prácticas que algunas instituciones están utilizando para brindar educación en línea a los estudiantes, no siempre de la manera más transparente.

En el caso de la Universidad de Concordia, es probable que legalmente tenga derecho a seguir utilizando la conferencia grabada de un profesor después de su muerte pues es común que los contratos con los docentes indiquen que la propiedad intelectual que generen es propiedad de la institución.

El problema es que docentes de todo el mundo han externado su preocupación de que, a partir de la pandemia que los obligó a adoptar el esquema digital, sus universidades usaran sus conferencias grabadas como quisieran. Muchos consideran que, al tener la información de las asignaturas, las instituciones las acercarán a los alumnos usando solo un asistente virtual, dejando al profesor fuera de la fórmula.

Ante ello, la Asociación Estadounidense de Profesores Universitarios y la Federación Estadounidense de Docentes advirtieron públicamente que las escuelas no deberían aprovechar la contingencia sanitaria para apropiarse de la propiedad intelectual a la que de otro modo no hubieran tenido acceso.

Los estudiantes también se han opuesto a la falta de acceso a sus instructores. Muchas familias consideran que las clases en línea no brindan los mismos beneficios que las presenciales y que el costo de la matrícula no puede seguir siendo el mismo pues las instituciones están ahorrando costos.

Además, los universitarios suelen tener la expectativa de que tendrán cierto grado de acceso a sus profesores, a través de grupos de discusión, horas de oficina, preguntas en clase e incluso la posibilidad de chatear por correo electrónico o por teléfono, de otra manera, la experiencia educativa sería la misma que pueden obtener, por ejemplo de ver conferencias en YouTube de forma gratuita.

Al final, un profesor fallecido no puede responder correos electrónicos, facilitar discusiones en clase, brindar oportunidades de establecer contactos o mantenerse actualizado.

Cabe señalar que la Universidad de Concordia le dijo a The Verge que habían actualizado la biografía del Dr. Gagnon y que lamentaba la confusión.

Un iceberg del tamaño del área metropolitana de Londres se desprendió de la Antártida, cerca de una estación científica británica que temía desde hace tiempo que esto ocurriera, anunciaron el viernes 26 de febtrero los científicos.

El bloque de hielo, de casi 1,270 kilómetros cuadrados, se separó del resto del casquete en la madrugada del viernes, según los datos recogidos por los instrumentos británicos instalados cerca de la estación.

No representa una amenaza para vidas humanas, ya que las 12 personas que trabajaban
en la estación Halley VI, situada a menos de 20 kilómetros de la zona de ruptura, fueron evacuadas en avión a mediados de febrero, informó en un comunicado el British Antarctic Survey (BAS), organización de investigación polar que opera la instalación.

“Nuestros equipos llevan años preparándose para que un iceberg se desprenda de la plataforma de hielo de Brunt.Los equipos controlan diariamente el progreso de las fallas mediante una red automatizada de instrumentos GPS de alta precisión alrededor de la estación”, explicó Jane Francis, directora del BAS.

Estos datos, que se enviaron a la Universidad de Cambridge para su análisis, permitieron dar la alerta el viernes sin que nadie estuviera en el lugar.

Ya en 2017, el BAS había decidido reducir la presencia humana en esta estación construida en 2012 y desplazarla unos kilómetros, temiendo que acabara en un iceberg a la deriva debido al deshielo causado por el cambio climático.

“Fue una sabia decisión. Nuestro trabajo ahora es vigilar de cerca la situación y evaluar cualquier impacto potencial de este desprendimiento en la plataforma de hielo restante”, afirmó Simon Garrod, director de operaciones de BAS.

Varios escenarios son posibles en los próximos meses: “o el iceberg se aleja o encalla y se queda cerca de la plataforma de hielo de Brunt”, explicó Francis.

Más artículos...