Un profesor, que mostró caricaturas de Mahoma, fue decapitado cerca de París

Internacional
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El ataque, que fue calificado como un acto terrorista por el presidente Emmanuel Macron, fue cometido por un hombre de 18 años que fue abatido por la policía.

Francia vivió este viernes un nuevo atentado islámico por las imágenes de Mahoma: un profesor de secundaria que había mostrado una durante una clase sobre libertad de expresión fue decapitado por un joven de 18 años que fue abatido poco después por la policía.

La Fiscalía Nacional Antiterrorista se hizo cargo inmediatamente del caso y abrió una investigación por "asesinato en conexión con una empresa terrorista" y "asociación criminal terrorista" debido a un atentado ocurrido a unos 30 kilómetros de París y que conmocionó al país, pero especialmente a la enseñanza.

El presidente Emmanuel Macron, que calificó el ataque de "atentado terrorista islamista", se desplazó a Conflans-Sainte-Honorine, donde enseñaba la víctima y ocurrió el asesinato, para reunirse con sus compañeros y mostrar su respaldo a la comunidad educativa.

Dos personas resultan heridas de gravedad en un ataque con arma blanca en París
Después de reunirse con el personal del colegio, Macron pidió a "toda la nación" que se uniera en torno a los profesores para "protegerlos y defenderlos". "Todos nosotros estaremos juntos. No pasarán. El oscurantismo y la violencia que lo acompaña no ganarán", dijo.

Este asesinato se produjo tres semanas después de un ataque con cuchillo en la capital francesa frente a las antiguas oficinas de la revista Charlie Hebdo, que publicó en su momento caricaturas de Mahoma.

Cuatro personas, incluido un menor, fueron detenidas el viernes por la noche, informó a la AFP una fuente judicial. Los arrestados forman parte del entorno familiar del agresor, que habría gritado "Alá es el más grande" antes de ser abatido, según una fuente próxima a la investigación.

El presunto autor fue parado apenas a 200 metros, pero ya en la vecina localidad de Eragny, por una patrulla de policía. El hombre se acercó de forma amenazadora con un cuchillo de grandes dimensiones a los agentes, por lo que estos le dispararon causándole la muerte.

El sospechoso llevaba un cinturón que hizo temer que tuviera explosivos, por lo que acudió un equipo de artificieros de la Policía y se estableció un perímetro de seguridad.

Además, la policía está investigando un mensaje publicado en Twitter que muestra una foto de la cabeza de la víctima.

La foto está acompañada de un mensaje cuyo autor se dirige a Macron tachándolo de "dirigente de los infieles" y dice que quiso "ejecutar" a la persona que "se atrevió a menospreciar a Mahoma".

El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, condenó "la monstruosidad del terrorismo islámico" y afirmó que "la República ha sido atacada esta noche". También anunció que mañana sábado se reunirá con representantes de profesores y de padres de alumnos.

Toda la comunidad educativa francesa emitió una reacción unánime de condena y de defensa de la educación libre y laica. La Asamblea Nacional denunció un "atentado abominable".

Libertad de expresión
La conmoción y la incomprensión dominaban entre los vecinos con los que la AFP pudo hablar. Todos describieron al barrio donde ocurrió el ataque como "tranquilo" y "sin incidentes".

A través de una serie de testimonios locales y comunicaciones en redes sociales se ha podido reconstruir que la víctima, un profesor de Geografía e Historia, había mostrado una imagen diciendo que era el profeta de los musulmanes durante una clase de libertad de expresión y comportamiento cívico que tuvo lugar la pasada semana para alumnos de 13 años.

Rodrigo Arenas, copresidente de la FCPE, la mayor asociación de padres de familia, dijo que recibió hace unos días un informe de "un padre extremadamente enfadado" después de que se mostrara una caricatura de Mahoma en clase.

El maestro habría, según Arenas, "invitado a los estudiantes musulmanes a salir del aula" antes de mostrar una caricatura del profeta agachado, con una estrella dibujada en sus nalgas, y la inscripción "nace una estrella".

Pero una alumna no lo hizo y contó el episodio en su casa, lo que enfadó a su padre que publicó un vídeo muy crítico en redes sociales. A partir de ahí, el asunto se hizo público y hubo protestas de las familias musulmanas.

Según el padre de un alumno que se encontraba en la clase y que dijo que el maestro no quiso escandalizar a algunos de los niños, la secuencia causó mucha controversia entre algunos padres de familia.

La dirección del centro y el profesor explicaron de forma detallada que se trataba de una forma de enseñar la libertad de expresión.

Un mensaje, atribuido por un padre de un alumno a la directora del centro y dirigido a las familias de los estudiantes, señalaba hace días que el profesor "había reconocido su torpeza y había pedido perdón".

La agresión se produjo exactamente tres semanas después de un ataque con cuchillo perpetrado por un paquistaní de 25 años cerca de las antiguas oficinas de Charlie Hebdo, en el que dos personas resultaron heridas.

El autor de ese ataque islamista había dicho a los investigadores que quiso vengar la publicación que hizo nuevamente de esas caricaturas Charlie Hebdo, a inicios de septiembre.

Fue por esta misma razón que el semanario fue atacado el 7 de enero de 2015 por dos yihadistas que masacraron a gran parte de su redacción. En total 12 personas, incluyendo algunos de los caricaturistas más célebres de Francia, murieron en el ataque.

Al Qaeda también había amenazado con atacar nuevamente la redacción del semanario satírico, que tras los ataques de 2015 se mudó y mantiene bajo secreto su nueva dirección.

La noche de este viernes, el semanario expresó en Twitter su "horror e indignación después de que un profesor en el ejercicio de su profesión fuera asesinado por un fanático religioso".