20 productos dañinos que se consumen masivamente en México

Comidas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Como bien es sabido, en las sociedades de consumo de nuestro tiempo nadie está exento de caer en las trampas con las que la mercadotecnia nos incita a adquirir productos que no necesitamos. Día con día compramos el "humo" que nos venden, y lo peor es que, en lo que se refiere a la industria alimentaria, dicho “humo” puede tener efectos tremendamente nocivos para nuestra salud tras haber seducido a nuestro paladar.

En el caso específico de México, donde la obesidad y la malnutrición son un grave problema de salud pública, abundan este tipo de alimentos dañinos que se ingieren al por mayor de manera cotidiana. Como muestra, aquí te presentamos veinte productos cuyo consumo sería mejor evitar o cuando menos moderar.

Agua mineral Peñafiel

A primera instancia parecería que el agua mineral Peñafiel es más saludable que otras bebidas embotelladas por el hecho de no ser azucarada, pero lo cierto es que en el año 2013 la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) detectó altos niveles de arsénico en la composición de este producto.
Se había encontrado arsénico que llevarían a producirse enfermedades cardiovasculares. Aunque según la Procaduría Federal del Consumidor, ésta no es riesgosa para la salud porque los 0.004 y 0.005 miligramos de arsénico por litro están dentro de lo establecido de las normas para su consumismo.


Choco Krispis

Durante décadas los Choco Krispis de la marca Kellog's han sido uno de los cereales más populares en México, sobre todo entre la población infantil atraída por la simpática imagen del elefante Melvin que les sonríe desde la caja. Sin embargo, un informe de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) reveló que también se distinguen entre los cereales más dañinos.
Sus 11 gramos de azúcar por porción cubren entre un 55 y un 73% de lo que un niño debe consumir por día, mientras que en contraste solo le aporta medio gramo de fibra. En cuanto a sus colorantes, contiene rojo allura, amarillo ocaso y tartrazina, asociados con la hiperactividad y el déficit de atención. Lo sentimos por Melvin, pero los Choko Krispis, más que cereales, son harinas con azúcar y aditivos.

Coca-Cola

Siendo México el mayor consumidor de refrescos del mundo, no podía faltar en esta lista la reina de estas bebidas azucaradas: la omnipresente y famosísima Coca-Cola, casi un bien de primera necesidad para muchas familias mexicanas que cotidianamente la consumen, conscientes o no de su lado más oscuro.
Una lata de 200 mililitros de este refresco contiene 21 gramos de azúcar, equivalentes a 7.4 cucharadas cafeteras, cubriendo con ello entre el 106 y el 148% del requerimiento de un adulto para todo un día. Además, su colorante es el caramelo IV, elaborado con amonios y sulfuros que dan pie a subproductos que pueden causar cáncer, y, por si fuera poco, contiene también ácido fosfórico, dañino para el calcio de los huesos. Eso sin contar los posibles ingrediente dañinos que pueda contener la fórmula secreta de lo que en el etiquetado aparece como "concentrado 'Coca-Cola'".

Danonino

Uno de los productos lácteos preferidos de la niñez mexicana resulta ser, según un estudio de la Profeco, una auténtica bomba de azúcar y grasa que a la larga puede deteriorar su salud provocándoles problemas de sobrepeso, obesidad, diabetes e incluso enfermedades metabólicas y del corazón.
Cada botecito de Danonino, tan aparentemente inofensivo, cubre entre la tercera parte y la mitad del azúcar máxima tolerada por un niño para todo el día, y el 63% de la grasa que contiene es grasa saturada, que consumida en exceso puede ser cancerígena. En cuanto a su colorido tan atractivo, se debe al colorante rojo allura, que puede provocar hiperactividad.

Duvalín bisabor

Esta golosina cremosita, que lleva décadas deleitando y endulzando el paladar de los niños de México, puede tener efectos más bien amargos para su salud, pues contiene "grasas trans" (aceite hidrogenado), un aditivo prohibido por la FDA debido a que puede causar enfermedades cardiovasculares, así como cáncer de mama y de próstata.
Es además un producto alto en calorías, pues una porción de 15 gramos contiene 85. Entre sus 17 ingredientes el primero es el azúcar, además de contener jarabe de maíz y maltodextrina, elementos que aumentan los niveles de glucosa en la sangre. Entre sus colorantes está el rojo 40, que puede generar migraña y reacciones alérgicas como asma y urticaria.

Frijoles refritos bayos Isadora

Si hablamos de un alimento esencial en la dieta de la población mexicana, ese sin duda es el frijol. Esta presentación de frijoles refritos, que resulta tan práctica al ahorrarnos el tiempo de cocerlos para después freírlos, puede cobrarnos caro esa comodidad, pues tan solo media taza cubre más de una cuarta parte del sodio requerido para un día, esto debido a la sal yodada añadida, ya que la cantidad de sodio que contiene el frijol cocido en su forma natural es más bien baja. Cabe señalar que el alto consumo de sodio está asociado a problemas de salud como la hipertensión.
Además, el 76% de la grasa que contiene este producto es grasa saturada, que en exceso puede ser factor para desarrollar algunos tipos de cáncer.

Huevos Kinder Sorpresa

Estos famosos chocolates, que resultan tan atractivos para los niños por los juguetitos y sorpresas que contienen en su interior, pueden acarrear para su salud sorpresas no tan agradables. La mitad del peso del producto (20 gramos) es nada menos que azúcar, equivaliendo a dos cucharadas con las que se cubriría el 40% del máximo tolerable para un niño en un día.
Uno de estos huevitos contiene además 4.5 gramos de grasas saturadas, cubriendo el 83% del consumo diario recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En exceso, este tipo de grasas puede propiciar, además de cáncer, alteraciones en los niveles de colesterol en la sangre, incrementando el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Jumex Frutzzo

Esta naranjada mineralizada, de apariencia tan natural y refrescante, puede tener efectos en la salud más bien preocupantes. En su envase de 600 mililitros contiene nada más ni nada menos que el equivalente a 12 cucharadas de azúcar, cubriendo así el 204% del consumo recomendado para todo un día y aumentando significativamente el riesgo de padecer caries dentales, hígado graso, síndrome metabólico y diabetes.
Además, entre sus aditivos contiene sorbato de potasio, un conservador que puede ser tóxico para las células blancas de la sangre y que eventualmente puede causar urticaria, erupciones e irritación en piel y ojos.

Panditas Ricolino

Estas gomitas de grenetina, tan populares entre la niñez mexicana por sus llamativos colores y su tierna presentación en forma de ositos, son toda una bomba de azúcar, pues cada bolsita de 115 gramos contiene 59 g, lo que equivale a 12 cucharadas cafeteras. Para un niño, esto cubre entre el 262 y el 314% del total de azúcar máxima tolerable al día, según criterios de la OMS.
Además entre sus colorantes, cuya finalidad es meramente estética, se encuentran el rojo allura, el azul brillante, la tartrazina y el amarillo ocaso, todos ellos derivados del petróleo y asociados directamente con problemas de cambios de conducta, hiperactividad y déficit de atención.

Paquetaxo Quexo

Fue la marca Sabritas la que puso de moda el ya legendario eslogan de que "no puedes comer solo una", y esta nueva presentación que incluye algunas de sus botanas más populares, como los Cheetos Poffs, los Crujitos o los Doritos 3D, hace valer una vez más esa máxima, en buena medida gracias al glutomato monosódico que induce a consumir más y más cantidad, contribuyendo al aumento de peso de quien se deleita con su rico sabor a queso.

Además de un alto contenido en calorías, sodio y grasas saturadas, los más de 20 ingredientes que contiene cada tipo de fritura son en su mayoría conservadores, colorantes y aditivos como el TBHQ, que en estudios con animales se ha asociado a hipertrofia hepática, convulsiones y parálisis, mientras que en humanos se ha comprobado que puede causar alteraciones de la visión.

Pelón Pelo Rico

Una de las peculiaridades de la dieta mexicana, que a menudo suele causar extrañeza entre los extranjeros, es la costumbre de combinar sabores dulces con picantes, y en ese sentido una de las golosinas más populares, sobre todo entre la población infantil, es el Pelón Pelo Rico, dulce de tamarindo con chile que en su porción de 35 gramos contiene 27 de azúcar, cubriendo el 108% de lo recomendado para un niño.
Además contiene también el colorante caramelo VI, considerado cancerígeno, y entre sus aditivos se encuentra el glicerol, con una función humectante pero que consumido en exceso puede dar pie a efectos secundarios como dolor de cabeza, náuseas, malestar estomacal o visión borrosa.

Pingüinos Cookies & Cream

Dentro de la amplia gama de pastelitos industriales de la marca Marinela, los Pingüinos se han mantenido por generaciones como uno de sus productos estrella. Recientemente salió al mercado una variedad de estos pastelitos sabor Cookies & Cream que luce sumamente apetitosa, pero que entre sus 4 tipos de azúcares contiene jarabe de maíz de alta fructuosa, asociado al desarrollo de síndrome metabólico e hipertensión arterial.
Cada una de las dos piezas que vienen en el paquete contiene 18 gramos de azúcar, lo que en total equivale a 7.2 cucharadas cafeteras, cubriendo el 144% de la cantidad máxima recomendada por la OMS. El consumo habitual de azúcar en estos niveles puede generar graves problemas de salud, como obesidad, hígado graso, cardiopatía, diabetes tipo 2, insuficiencia renal crónica e incluso trastornos neurológicos.

Palomitas Pop Karameladas

Este producto de la marca de botanas Barcel puede resultar muy atractivo para disfrutarlo mientras ves tu película o tu serie favorita, pero en realidad es una auténtica bomba de azúcar y calorías. Cada bolsa individual de 20 gramos aporta 564 calorías y contiene 64 gramos de azúcares, lo que equivale a 12.8 cucharadas cafeteras.
Además, entre sus aditivos se encuentran el Polisorbato 60 y 80 —que en estudios con ratones se descubrió que afectan las bacterias intestinales provocando inflamación—, así como el Poliglicerol de polirricinoleato, que puede provocar reacciones alérgicas al modificar la permeabilidad de la pared intestinal.

Queso Philadelphia

Si hablamos de productos a los que se les pueden dar múltiples utilidades a la hora de cocinar, sin duda uno de ellos es el queso Philadelphia de la marca Kraft, ya sea preparando una sencilla botana o un sofisticado postre, entre muchas otras opciones más. La mala noticia es que una porción de 30 gramos contiene 6.2 g de grasas saturadas, que, además de ser cancerígenas, pueden desencadenar esteatosis hepática, aterosclerosis y enfermedades cerebrovasculares.
De sus nueve ingredientes, los dos primeros (leche entera pasteurizada de vaca y crema de leche pasteurizada de vaca) son fuente importante de estas grasas saturadas, mientras que el resto son estabilizadores y conservadores, como la sal yodada, la goma de algarrobo y la goma xantana.

Salchichas tipo cocktail Fud

Este producto tan habitual a la hora de botanear, cuyo etiquetado indica que está elaborado a partir de carne de ave (sin precisar de cuál), contiene 16 ingredientes entre los que se encuentran la maltodextrina, que puede elevar de manera brusca los niveles de glucosa en sangre. Además, con tan solo 4 piezas (50 gramos) se cubre el 33.13% del sodio total recomendado para un niño y el 24.85% para un adulto, lo que puede provocarle una sobrecarga de trabajo al sistema cardiovascular.
Como colorantes contiene rojo 40 y caramelo II, que pueden llegar a causar reacciones de hipersensibilidad, así como hiperactividad en niños. Además, en estudios realizados con ratas se han asociado a la aparición de tumores.

Salsa Valentina

Al hablar de salsas picantes industriales en México, no cabe duda de que la Salsa Valentina se ha ganado un lugar especial en el gusto de los consumidores, pues está presente en casi todos los hogares y establecimientos para acompañar chicharrones, papas, pepinos, jícamas y casi cualquier alimento que nos venga a la mente. Sin embargo, sus ingredientes pueden ser bastante agresivos y al aumentar la secreción de jugos gástricos pueden provocar cuadros de gastritis.

Muy sonado fue el caso de hace unos años cuando empleados de la Dirección de Cultura del Municipio de Ciudad Juárez limpiaron más de 100 esculturas de bronce con Salsa Valentina, pues debido a su alto contenido de ácido acético resulta ser un excelente abrillantador de metales. ¡Qué no hará entonces con nuestro estómago!

Sopas instantáneas Maruchan

El ritmo frenético de nuestros días impide que mucha gente se tome su tiempo para cocinar, por lo que cada vez más consumidores recurren a soluciones rápidas y económicas como las sopas instantáneas Maruchan, llegando incluso a considerarlas como un plato único y completo, pero en lo que es por demás completo es en su aporte de sodio, pues un solo vaso cubre la mitad del sodio recomendado para un adulto, siendo uno de los productos en el mercado que contienen mayores cantidades de este elemento, cuyo consumo elevado dispara los valores de la presión arterial.
En contraparte, su contenido de fibra es bajo porque está hecho a base de harina refinada, y contiene además glutamato monosódico, que interfiere con los centros de saciedad provocando un apetito voraz.

Takis Fuego

Uno más de los productos con alto contenido en sodio son los Takis Fuego, picosita botana de Barcel que en su bolsa de 62 gramos contiene 977 miligramos de sodio, casi la mitad del consumo recomendado para un adulto por día, lo cual puede dar lugar a problemas como la hipertensión arterial. Es además un producto altamente calórico debido a su alto contenido de grasas saturadas, y entre sus colorantes se encuentra el rojo allura, asociado a la aparición de tumores.


Entre sus aditivos están las llamadas "grasas trans", que son causa de enfermedades cardiovasculares, así como el TBHQ, antioxidante que puede afectar la visión y que en pruebas con animales ha generado convulsiones y parálisis.

Tang

A diferencia de muchos otros países en los que se acostumbra beber agua natural a la hora de la comida, en México es tradición tomar refrescos o agua de frutas, y mucha gente por falta de tiempo o por comodidad opta por recurrir a soluciones como el Tang. Este producto es en realidad un coctel de químicos, mezcla de edulcorantes artificiales, ácidos, colorantes artificiales y saborizantes.
Contra lo que su imagen puede llegar a sugerir, su contenido de fruta es mínimo, pues en la mayoría de sus presentaciones no llega ni a un gramo, mientras que en cambio sí contiene altas cantidades de aspartame, edulcorante potencialmente cancerígeno con efectos secundarios como dolores de cabeza, náuseas, depresión, taquicardia e incluso aparición de tumores a nivel neuronal.

Tortillinas Tía Rosa

Infaltables en la gran mayoría de hogares mexicanos, donde sobre todo se utilizan para preparar quesadillas, sincronizadas o burritos, estas populares tortillas están hechas a base de harina ultra refinada y no contienen ni un solo gramo de fibra. Lo que sí tienen es un alto contenido en sodio, pues una sola tortilla cubre el 10% del requerimiento de sodio diario para un adulto.


Como aditivos contiene peróxido de calcio —ingrediente que a largo plazo puede causar irritación de pulmones y bronquitis—, así como sulfato de aluminio, un elemento neurotóxico. Aunque su eslogan presume de "su rico sabor casero", se trata de tortillas totalmente industriales y procesadas, con ingredientes que pueden propiciar problemas de salud imposibles de aliviar con remedios "caseros".

Yogurt Yoplait

El segundo ingrediente más preponderante dentro del Yogurt Yolpait que se consume en gran parte de México es el azúcar. Sumado a ello, posee sucralosa que es un edulcorante no calórico que lleva a que éste sea mucho más dulce. Por más que encuentre su versión light, la composición del mismo en esos dos aspectos no se ve modificada.
Lo mejor en estos casos es optar por la opción que menos ingredientes tenga en su etiqueta, ya que un yogurt se basa en su leche y en cultivos lácteos, el resto sobra. Ni siquiera aquellos yogures que tienen fruta, por general no la poseen, y sí colorantes artificiales con azúcares.

Pan Bimbo

Para millones de personas resulta infaltable unas rodajas de pan a la hora de sentarse a la mesa. Ya forma parte de la cotidianidad por más que no sea un elemento vital para el plato que acompañe, y hay más de una razón para evitar ya sea el Pan Bimbo, como otros pan de molde.
Una de las características que te sorprenderá es que el pan de molde suele contener azúcar, y si bien se negó que la intención fuera la de generar cierta adicción en quienes lo consumen, sería para mejorar la fermentación. Sumado a ello, lo que queda claro es que los panes de molde son menos saludables que los tradicionales porque tienen menos fibra, lleva grasa, tiene más sal y hasta no logra saciar tu apetito.

Galletas Oreo

Una de las marcas más importantes de galletas en el mundo, Oreo, ha recibido un gran golpe cuando se les acusó de que sus galletas cuentan con diacetileno, un químico que podría llevar a que una persona desarrolle problemas respiratorios.
Todo comenzó cuando los trabajadores de una planta en Chicago, Estados Unidos demandaron a la empresa Kraft Foods que era responsable de Oreo por haber contraído cáncer pulmonar por su exposición al diacetilo, que se emplea como saborizante en las galletas. Se expuso que en dicha fabrica, el pan, las galletas y demás cuentan con demasiado de este químico.

Jarabe Karo

Cuando se evaluó el contenido calórico y las características del Jarabe Karo en México, se pudo establecer que representa una gran causa de aumento de peso y crecimiento de la diabetes. Y para peor, éste aparece en jugos, jaleas, refrescos, panes de grano enteros, salsa de tomates y otras comidas.
El Jarabe Karo es en sí una forma no natural de fructuosa y cumple el rol de edulcorante artificial barato. Y para peor, un estudio revela que cuando una persona consume edulcorantes artificiales, el deseo de continuar comiendo aumenta y el organismo termina sin metabolizar todo el dulce.

Ruffles Queso

También conocidos como Ruffles Verdes, los Ruffles Queso son de lo más sabroso que se puede encontrar en un snack, pero no por ello dejan de ser dañinos para la salud. Este paquete que cuenta con 50g puede contener altos ingredientes de glutamato monosódico y cantidades importantes de sodio, casi un 32% de lo que un niño requiere diariamente.
Otro de los elementos que querrás evitar y que están presentes en este snack son los almidones, harinas, colorantes que son derivados del petróleo y mucha grasa saturada. De hecho, de éste último ingrediente se compone el 44% del producto.


Barritas Marinela

Al contener cuatro cucharadas de cafeteras por paquete, las Barritas Marinela no son la mejor opción para que un niño las consuma, y ni siquiera recomendables para un adulto. Sumado al excesivo azúcar, los colorantes asociados a ésta pueden generar un cambio de conducta en los niños como también desarrollar déficit de atención e hiperactividad.
Dentro de los endulzantes que contiene, el jarabe de maíz de alta fructuosa es uno de ellos y que representa entre el 100 al 133% de la cantidad de todo un día que un niño puede consumir en azúcar. Aquella estadística debería ser una negativa rotunda para no adquirirla en los supermercados.


Salsas Embasa

Ya son varias las organizaciones que se vuelcan a informar que ciertas salsas no son para nada beneficiosas en la salud de las personas. En especial, la Salsa Embasa de Catsup puede contar con grandes cantidades de fructosa y otras sorpresas.
Estas salsas están constituidas en un 55% en azúcares y que generan hambre en el cuerpo, y no el poder nutricional que podemos llegar a buscar cuando consumimos un plato. Específicamente las Embasa superan al resto de sus competidoras, siendo Heinz la menor con 42% de azúcar, y Clemente Jacques con el mismo porcentaje.

Froot Loops

Al igual que los Choco Krispis, los Froot Loops o se salvan a la hora de ser verdaderamente una bomba para el estómago de tus propios hijos. La marca de cereales Kellogg´s es una de las que menos se centra en el beneficio de tu cuerpo y es por ello que los altos nivele de azúcar que contienen sus cereales significarán un problema de salud a largo plazo.
No existe duda alguna que si los consumes de manera regular, te llevarán a una resistencia a la insulina, presión alta, sobrepeso e inevitablemente obesidad. Y pensar que de ésto hacemos el desayuno de nuestros niños...

Pepsi

Al igual que hemos mencionado a Coca Cola como una de las bebidas gaseosas más dañinas sobre el planeta, su inmediato competidor Pepsi también cuenta con una composición en sus bebidas que la vuelve nociva para el cuerpo humano.
Resulta impensado que cuando se lanzó esta bebida, allá por el año 1886, se lo catalogaba como un jarabe que ayudaba a la salud porque beneficiaba a la digestión y aportaba energía. Increíblemente, aquella mentira perduró en el tiempo ante no mucha información que la desmintiera. Pero en la actualidad se sabe que abusar de la Pepsi genera sobrepeso, diabetes, cálculos renales, asma, anemia, depresión y hasta Alzheimer. Uno de los componentes más dañinos que posee es el Ácido Fosfórico que no permite que el calcio se absorba, debilita los huesos y puede llevar a la osteoporosis.

Imitaciones de Queso

En una nueva forma de engaño en las comidas, son muchos los productos que se venden como un alimento, pero son todo, menos la comida que expresa en su etiqueta. Algunas de las marcas de imitación de queso son Del Parral, Del Abuelo, Golden Hills y Valley Foods.
Todos estos productos cuentan con adiciones de grasa vegetal y no con la grasa característica de la leche que es la recomendable. Por ende, no son quesos, sino que emplean aceites vegetales, grasas hidrogenadas y hasta grasas trans en su composición.

Atún Con Altos Niveles De Soya

Una de las particularidades de la salsa de Soya es que no es totalmente dañina para la salud ya que contribuye a la mejora en la capacidad cardiovascular y puede prevenir el cáncer de próstatas además de ser ricas en proteínas, fibra y calcio.
Empero, esta salsa ha encontrado diferentes resultados dependiendo en las personas que la consuman, como también en estudios con animales. La Salsa de Soya posee isoflavonas que actúan como estrógeno en el cuerpo y el cual está asociado a algunos tipos de cáncer de seno, aunque sí en un porcentaje bajo.

Agua Alcalina

En los últimos años se ha puesto de moda que las personas consuman el Agua Alcalina en lugar del agua del grifo porque se dio a entender que ésta primera es más saludable. Sin embargo, la gran diferencia entre estos dos tipos de agua es que el agua del grifo tiene elementos que llevan a que el pH sea cercano a 7, mientras que la alcalina es superior a 7.
El equilibrio del pH en nuestro cuerpo influye en que mientras más alto sea mejor, pero tampoco lo es del todo saludable cuando nuestros cuerpos ya tienen en sí una forma natural para mantener el pH dentro de los niveles que se debe. En algunos casos particulares como lo puede ser el tomar algún medicamento para la función renal, ingerir este tipo de bebidas no es recomendable.

Leche de Coco

Son muy pocos los aspectos negativos de la Leche de Coco pero aún así hay que tenerlas en cuenta porque si eres alérgico a ciertas cuestiones puede derivar en un problema. Si eres alérgico a los frutos secos, puede llevarte a tener una reacción.
Otro de los estudios concluyó en que no es recomendable que personas con sobrepeso o embarazadas la ingieran porque ésto repercutiría aún más en su aumento de peso. Asimismo, la gran cantidad de fibra que posee no la vuelve propensa a que personas con colesterol alto la vuelvan una opción diaria.

Hamburguesas Empaquetadas

No todas las hamburguesas empaquetadas cuentan con la mismas condiciones que son dañinas para la salud, pero la American Beef Steak Burger Arrachera, la Bachoco Trosi Hambuerguesa Arrachera, la Del Día Hamburguesas de Pollo y Great Value Arrachera son algunas de las que poseen sólo entre un 90% y 39% carne de res y de pollo respectivamente. ¿Y el resto?
Estas carnes empaquetadas cuentan con restos de soya y de pellejos, y hasta en algunos casos se ha advertido que no existe información en la etiqueta en la cual se la anuncia. Al tener información falsa o engañosa... ¿qué será lo que estamos ingiriendo?

Sustitutos de Crema

Un gran acompañante para el café de todos los días son los Sustitutos de Crema que se venden en un pequeño envase o sachete, pero siempre hablando del sabor que le pueden dar, nunca del contenido dañino verdadero que posee. Estos productos contienen más grasa que la leche y que también pueden contener información falsa a la cual puedes leer en la etiqueta.
Las marcas Aurrera, Lautrec y Corina tienen entre sus ingredientes jarabe de maíz, aceite vegetal hidrogenado y caseínato de sodio que pueden desbalancear tu sistema digestivo en cuestión de años.

Cremas Que No Lo Son

Al igual que hay componentes que sustituyen a la crema pero que son dañinos, también existen los productos que se denominan cremas pero que directamente no lo son. Algunas marcas como Lyncott, Flor de Alfalfa, Camelia, Crema del Rancho Rancherita y La Abuelita, son algunas de las cremas comestibles que se denominan cremas vegetales y que no son cremas.
Al usar grasas diferentes a la leche, ostentan ser cremas con grasa vegetal y que no declaran en su contenido los valores verdaderos además de la fecha de caducidad y demás. Algunas de las marcas mencionadas engañan al consumidor.

Calahua Coconut Milk

En la nueva generación que se vuelcan a las bebidas con nombres diferentes y extraños porque suenan más saludables o porque en su propia denominación tienen el nombre de alguna fruta o verdura, las bebidas vegetales de arroz, coco, soya, almendra o avena también engañan a los consumidores.
Algunas de estas leches, como la Calahua Coconut Milk tienen principalmente componentes de agua, no tiene leche ni lactosa, además de altos niveles de sodio, estabilizantes y emulsificantes durante su fabricación. Éstas te inducen a pensar que son leche, pero en la información responsable del producto no son siquiera cercanas a ello.

Barras de Granola

Otro de los alimentos que pueden hasta encontrarse en dietéticas y en locales que cualquiera podría considerar como saludables son las Barras de Granola. Si bien hay que tener mucho cuidado al prestar atención a su información nutricional, son varios los ingredientes que pueden ser alérgenos en éstas.
Algunas de estas barras ni siquiera cumplen con el contenido neto, o explican tener fruta cuando en verdad sólo son saborizantes. De hecho, en unos ejemplos de estas barras de cereales se encuentran azúcares Marces en un 41% de su totalidad.